El Consell de Ibiza prorrogará el servicio provisional de acogida para personas sin techo hasta encontrar una solución transitoria con los ayuntamientos

Servicio provisional de acogida

El Consell Insular de Ibiza seguirá ofreciendo el servicio de acogida a personas sin techo (que actualmente se ubica en sa Blanca Dona) en una instalación insular hasta encontrar una transición transitoria, conjuntamente con los ayuntamientos, que dé servicio a los usuarios mientras no se pone en marcha el Centro de Baja Exigencia Provisional de sa Joveria.

Actualmente hay 22 usuarios recibiendo asistencia en esta instalación, que nació con el inicio del Estado de Alarma, después de que los Ayuntamientos pidieran por escrito apoyo al Consell Insular de Ibiza para hacer frente a una competencia que no les es propia, y estaba previsto que acabara una vez finalizada el Estado de Alarma. Una vez acabada esta situación, y dada la necesidad de cubrir este servicio, se trabajará de manera conjunta con todos los municipios para encontrar la solución más adecuada.

El presidente Vicent Marí ha explicado que “el compromiso del Consell de Ibiza con la gente que peor lo está pasado a causa de la crisis del coronavirus es firme, por eso no dejaremos a nadie atrás y pondremos todos los medios necesarios de este Consell Insular para ayudarles”.

Con esta decisión, y conjuntamente con los ayuntamientos, se buscará una solución mientras se acaba la construcción y puesta en marcha del Centro de Baja Exigencia de sa Joveria prevista para los próximos meses. Los gastos de la construcción del mismo los asumirá íntegramente el Consell de Ibiza, tal y como se informó en su día. Esta construcción se ha planteado como modular, con una superficie de casI 1.000 m² (661 m² cubiertos, 260 m² de terraza y 32 m² de anejas exteriores). El coste total de esta instalación será de 1,5 millones de euros, a los que se tiene que sumar una partida prevista de 200.000 euros para su puesta en marcha.